18 junio 2008

Clavícula

Mientras caminaba, pasó su dedo indice por mi clavícula. 
Mi piel se erizó hasta un punto insospechado.
Le miré. Nos miramos.
Y todo cobró de nuevo sentido.